domingo, febrero 24, 2008

Reflexión con delay

14 de febrero: ¿Colonizados, pelotudos o enamorados?
(¿O un poco de cada cosa?)

Creo que es un poco de cada cosa. Aunque mi sorete interno sienta que son todos unos imbéciles, cuando puedo pensar con la cabeza en frío (dentro de ciertos límites) puedo llegar a conceder algunas opciones.
Qué se yo qué mierda es el 14 de febrero. Algo de San Valentín. Primero: yo no festejo santos (hago uso de ellos y de sus católicos feriados: semana santa, navidad, etc.) Segundo: ¡quién es ese tal san Valentín! Claro que ahora va a venir algún zarpado que sepa exactamente toda la vida y obra de este fulano. Bueno, se la morfan, porque estoy yendo ahorita mismo a buscar la enciclopedia Salvat (porque yo todavía leo y se la doy a Google por el culo: “¡buscador muerto, no existís!”)
(5 minutos después) Evidentemente la enciclopedia no contiene información inútil. No encontré nada ni en la lista de santos, ni en este tal Valentín, ni en ninguna otra palabra clave. Igual, no viene al caso. Ya me ayudará mi amigo sabelotodos; ese que tiene (como se dice) “cultura general”, que para mí no es que un enorme acervo de pelotudeces.
La cosa es que en este día que pasó (14/02) se “festeja” el día de los enamorados. A mi me parece que es (siguiendo el vocabulario popular) un “invento yanqui”. De un día para el otro se llenó de imbéciles que celebraban ese día con sus parejas. Lo peor de todo es que esa celebración implica gasto (o malgasto) de dinero. Merchandaising de color rojo o rosa. Flores y claveles. Corazones por todos lados, flechitas de amor que vuelan de un lado para el otro. Eso sí, los fabricantes de bombones y chocolates están chochos. Se deben vender un millón bonobon ese día. Creo que es eso lo que me irrita, la capacidad que tienen para venderles estupideces a todos (nótese la conjugación del verbo; queda claro que no me hago cargo de este día. A mi no me lo venden. Soy, lo que se dice, un superado en esta materia) Meten un “día de los enamorados” de prepo, de la noche a la mañana y fiesta consumista para todos.
Ahora, bien, seguro que alguno pensará: “y bueno, macho, todos los días festivos fueron inventados.” Sí, todo bien, pero hay algunos que son una vergüenza. Lo de Hallowen, o noche de brujas, ¡por Dios, es el colmo! Tampoco me voy a los extremos (no soy tan trosco) de cuestionar el día del amigo: 20 de julio, un tipo pisa la luna (o una escenografía bastante parecida) y ¡pam!, nace el día del amigo. Fue hace como cuatro décadas. Mi lucha abarca dos y media.
En fin, esos son algunos argumentos que podrían servir para dar respuesta a los que piensan que somos unos estúpidos colonizados (casi siempre por los yanquis) (noten que ahí sí me incluyo: la coca cola es lo más)

Segunda hipótesis: pelotudos.

Y bueno, va de la mano con casi todo lo anterior. Es como que no puedo entender como una persona puede tener tan poco cabeza para prenderse en semejantes giladas. Maestro/a: si querés a tu pareja, o si estás enamorado, no necesitás comprar nada (mucho menos en el ahora odiado 14 de febrero) ¡Vamos, che, un poco de sentido común! Los mejores gestos de amor son aquellos que vienen cuando uno menos los espera. Son un “cross a la mandíbula” (gracias Arlt por la frase) de cualquier persona. Es por eso que pelotudos o colonizados, en este caso, son casi la misma cosa.
Por último nos queda el amor (como siempre) Detrás de los regalos, de las frases, los besos y los abrazos, los cumpleaños, el 14 de febrero, anda el amor (o lo que queda de él) ¿Se acuerdan cuando hablaba de mis reflexiones en frío? (si no se acuerdan vuelvan a los primeros renglones) Bueno, a veces se me da por pensar que mucha gente (muchísima) piensa como yo: o sea, que el día de los enamorados es una ridiculez. Y sabiendo eso se acerca a su chica, a su compañera, a su novia (o novio, o lo que sea, se entiende que la reflexión es en ambos géneros) y la abraza por detrás, y le sopla al oído un “te quiero mucho, sabés”. Así, de la nada. Y la frase puede seguir así: “viste que hoy es esa pelotudez del día de los enamorados” –y ella o él responderá, que sí, que saben. A lo que él o ella dirá, mirando directamente a los ojos, con cara de ternura y con esa vulnerabilidad que los afectos traen: “me siento muy enamorado/a de vos” ¡¿Entienden?! ¡Eso es impagable! Total conciencia de la boludez de ese día, y automática utilización del mismo. El que quiera ir corriendo ahora mismo a abrazar a su pareja, y mirarla a los ojos, y decirle esa frase (la última) puede hacerlo. No cobro derechos de autor ni nada de eso.
Todo esto me ha removido muchas cosas. Yo también iría corriendo a abrazar a la chica que me gusta, sólo que ella parece no saber quién soy. Además, está el tema de la edad. Y en esta sociedad esas son cosas un poco difíciles. La chica (que algunos ridículos llaman “señora”) es una persona conocida en el ambiente televisivo y cinematográfico. Es obvio que todos ya lo sospechan, y seguro que ya saben de quién estoy hablando porque es la más linda de todas: MERCEDES MORÁN SI LEÉS ESTO POR FAVOR DAME UNA OPORTUNIDAD. No quiero que ningún imbécil juzgue mis sentimientos hacia este pedazo de mujer. Sólo sé que merezco una chance (como todos)
Imagino que con tremendo despliegue teórico y literario, Mercedes se dará de cuenta de lo interesante que soy como persona. Por si acaso, mi número es (0351) 461-2975. Si no estoy por favor dejá un mensaje y yo me comunico con vos en la brevedad. No sé si estás casada, o en situación de pareja. No quisiera provocarte un malestar, Mercedes. Espero tu llamado.
Al resto (los lectores que continúan aquí): miren a sus parejas a los ojos e intenten decirles cosas lindas de la forma que sea. Yo sólo sé que no hay nada más lindo que los ojos de una mujer enamorada. Y eso es algo que no se olvida jamás (lamentablemente)

Hasta la próxima.

4 comentarios:

Ana dijo...

no me imaginaba ese final para nada, excepto porque leí la mayúscula por error antes de leer el post y me cagó el punch line. Bueno, sí, tenés razón, ahora mismo le daré un abrazo a mi pareja, cuando me pase a buscar por el ciber.
No sabés cuando te entiendo el tema ese del diskette! Son un parto.
Saludos

pequenia dijo...

ja... buenisimo. no me gusta el día de san valentín, nombre que se puso de moda hace unos años por un personaje ue hizo mariano martinez en una novela de suar.
me gusta eso de lo espontáneo, como tu declaración de amor a mercedes...
ojalá te llame. contá.
besos

fulano/martínvillarroel dijo...

Dos cosas:
- hace un par de años usufructué el día de los enamorados y me puse con mi pareja de por entonces a vender rosas en la calle. No creo que haya sido romántico pero me hice de ciento cincuenta pesos en un día.
- te estás poniendo viejo loco (hace bastantetante ya)

Saludos con nostalgia.

Dibujos en el Piso dijo...

Gringo! muy bueno el texo, me venía riendo mientras leía -muy cierto, por cierto- hasta que llegué al último párrafo donde desnudaste tristeza.
El texto me gusta mucho porque se nota hecho más desde la bronca que "en frio", El tema con los días "festivos" te cuento que hasta los rituales católicos son paganos: Constantino adaptó "algunos detalles" y sustrajo algunos libros (dejó 4 y originalmente eran poco menos de 80) de la biblia para incorporarla a la cultura del, en aquel entonces, imperior romano. Así, por ejemplo, la semana santa ya existía mucho antes que cristo, etc, etc (más información: el mamotreto: Historia del Cristianismo - Paul Johnson).
Otros ejemplos. Navidad: No se si has notado que los colores de papá noel son los de la Coca y no se si has notado que ninguna bebida de la competencia puede utilizar esta figura para su publicidad.
Económicamente, te comento que existen lo que se denomina "depresiones de consumo" y que necesitan de "reactivación", sobre todo para sectores deprimidos. Así verás, haciendo fácilmente el ejercicio de pensar; que se puede asociar una categoría de productos a cada una de las fechas "especiales" del año. Bueno gringo, me encantaría que nos juntemos a charlar de esto mas extensamente. Te mando un abrazo.