domingo, mayo 04, 2008

Camisas (mejor si están desprendidas)

un texto viejísimo encontrado lleno de polvo por ahí...


La camisa es un símbolo de la vida de los hombres argentinos. ¿Qué hay en esa panza al aire qué tanto me llama la atención? Sin ánimo de meterme en el tema de las modas, puedo afirmar que la camisa rompió todas las barreras del tiempo y se instaló en el cultura de de los hombres de este país. La camisa del chofer del colectivo. La azul, toda transpirada por los 40 grados de sensación térmica dentro de ese ruidoso colectivo. La camisa blanca de los heladeros. Esos si que trabajaban. En plena siesta, arriba de una bicicleta y meta el grito de “heeeeeeeeeeeeeeelaadoooo, heeeeeladooooooooooo- Palito bombón heladoooooooooou” Y todos los que podíamos escaparnos y robar alguna que otra moneda de las livianas billeteras, disfrutábamos de ese helado de chocolate y crema o del helado de agua, que de tan frío que estaba a veces se te pegaba en la lengua. Las camisas metidas adentro del pantalón de los sindicalistas; los “gordos”. Los pesados (literal y metafóricamente) de la política argentina. “Con esos no se jode”, “con los de camisa a cuadros, no.” Las camisas de Perón. Sentado el viejo en una reposera, opinando desde Puerta de Hierro, sobre el futuro del país, y manejando las masas sin necesidad de estar en el balcón. Las camisas naranjas de los naranjitas de Córdoba o de los “atrapa taxis”, que se pasan todo el día laburando. Las excéntricas camisas de “La Mona”. Todas de colores, siempre las mismas. A la mona no le importa una mierda la moda, y está bien. Hace veinte años que se viste igual. Y le queda bien. Las camisas de los uniformes escolares. Las odié mucho, pero después me di cuenta que era mejor así. Uno ya sabía lo que se iba a poner en toda la semana. Camisa blanca o celeste, y a otra cosa. El camionero con su camisa desprendida. Con una panza que crece día a día. Con la etiqueta de puchos en el bolsillo superior izquierdo. Los mozos de los viejos bares de Córdoba con sus camisas con bolsillos a los costados para guardar la libretita.
Y están las otras, las que no son consideradas camisas (quizás en otra lengua si lo sean) Las chaquetas verdes de Fidel Castro, de Chávez, del Che. El overol de Agustín Tosco. Mucho más que un simple mameluco de trabajo. Los guardapolvos (camisas largas) de las maestras, de mis maestras. El de mi señorita Mercedes, la de primer grado “C”, que tanto me enseñó. Los guardapolvos de los médicos de los tristes hospitales públicos. Uniforme siempre blanco al servicio de quién lo necesite.
Las camisas de mi abuelo. La blanca, Pierre Cardin que se trajo de uno de sus viajes. Esa que tanto me gusta y que usé y sigo usando a pesar de sus veinticinco años de antigüedad. Las camisas de mi viejo, las que tanto vergüenza me daban. No por la ropa en si, sino porque el tipo caía a buscarme a la casa de mis amigos con sus chancletas azules Adidas, su malla amarilla y su camisa manga cortas a cuadros siempre desprendida. Siempre dejando en libertad su enorme panza. Su panza peluda. Su panza fea. Y ahora me doy cuenta que todo eso era una enorme estupidez. Que no tenía nada de que avergonzarme. Que está bien. Que la camisa es la mejor vestimenta. Que en verano el aire circula con total libertad por tu cuerpo. Que en invierno hay lindas camisas gruesas para usar. Que hoy hace calor y estoy en calzoncillos y tengo puesta una camisa; una camisa a mangas cortas, desprendida, dejando mostrar una panza que no es grande pero promete serlo.

5 comentarios:

Dibujos en el Piso dijo...

Me gustó mucho!!! Buen remonte... justo ahora estoy escuchando el partido de Boca River... y pensar que cuando el fútbol de primera nacía, los equipos jugaban de camisa.
Te mando un abrazo

Anónimo dijo...

desde tosco a la mona, sos genial.
viste q para las nenas se suele decir "camisita"?
no, no es feminismo. es una observación.
besos

no soy anóninimo, soy la sil

Anónimo dijo...

tampoco soy un nimio, ni un mimo

Dibujos en el Piso dijo...

Escribí algo!

Dibujos en el Piso dijo...

Es decir... no es que yo escribí algo... en realidad fue un impertativo! Abrazo che. Ya nos veremos entre semana.