lunes, julio 12, 2010

Ella

Ella lee, yo escribo.
El sol la pone contenta, la hace sonreír y con eso a mí me sobra.
Adentro de casa transcurre un tango. Me recuerda una época de películas, un estilo de vida. El bandoneón suena en el volumen justo y acompaña un mate recién cebado. Afuera vive el barrio. Bufanda al cuello, carrito de compras, escoba, cospel, bicicletas, pelota, la gente y sus cosas. Los perros trotan como siempre; para ellos no hubo viejos tiempos.
Le extiendo un mate, me dice que no, que ya me levanto yo. Me sonríe cuando me ve venir, me besa mucho, nos mostramos los dientes y vuelvo a las letras.
Ilumina todo, esta mujer ilumina todo.
Me devuelve el mate, me besa, me ama y todo vuelve a empezar.

6 comentarios:

lavalijita dijo...

Sos muy tierno Grin. Y escribís lindo.

Anónimo dijo...

"el amor, el amor, el amor..." te acordás que decía así el cuarteto? abrazo puto!!

el barnes.

Gringo dijo...

Si, si... Y ahí también sonaban bandoneones, acordeones, bajo y guitarra.
Abrazo!

fer_ush dijo...

eeeeh hace un mes que esto no varía, q pasa?

fer_ush dijo...

eeeeh hace un mes que esto no varía, q pasa?

Guadalupe dijo...

Dan ganas de volver. Enamorarse de nuevo, salir a la vida y mirar dientes, compartir mates. Al don Pirulero. Cada cual atiende su juego, y se sale de su mundo. Aunque sea por un segundo, para asegurarse que está ahí, extendiendo un mate con la sonrisa recién cebada.